Menos coches, más paz

Relax

La gente no grita en Pontevedra, o grita menos. Con todo menos el tráfico más esencial desterrado, no hay motores a toda velocidad ni bocinas, ni el rugido metálico de las motocicletas ni el rugido de la gente que intenta hacerse oír por encima del estruendo -ninguna de las bandas sonoras habituales de una ciudad española.

Lo que se oye en la calle es el pío pío de los pájaros en las camelias, el tintineo de las cucharas de café y el sonido de las voces humanas. Los maestros pastorean cocodrilos de niños pequeños al otro lado de la ciudad sin el temor constante de que uno de ellos se pierda en el tráfico.

¿Cómo puede ser que la propiedad privada -el coche- ocupe el espacio público?

“Escucha”, dice el alcalde, abriendo las ventanas de su oficina. Desde la calle de abajo se eleva el sonido de las voces humanas. “Antes de ser alcalde, 14.000 coches pasaban por esta calle todos los días. Más coches pasaron por la ciudad en un día que gente viviendo aquí”.

Miguel Anxo Fernández Lores es alcalde de la ciudad gallega desde 1999. Su filosofía es simple: tener un coche no te da derecho a ocupar el espacio público.

¿Cómo es posible que los ancianos o los niños no puedan usar la calle por culpa de los coches? pregunta César Mosquera, jefe de infraestructuras de la ciudad. “¿Cómo puede ser que la propiedad privada – el coche – ocupe el espacio público?”

Lores se convirtió en alcalde después de 12 años en la oposición, y en el plazo de un mes había peatonado todos los 300.000 metros cuadrados del centro medieval, pavimentando las calles con losas de granito.

El centro histórico estaba muerto“, dice. “Había muchas drogas, estaba lleno de coches, era una zona marginal. Era una ciudad en declive, contaminada, y hubo muchos accidentes de tráfico. Estaba estancado. La mayoría de las personas que tuvieron la oportunidad de irse lo hicieron. Al principio pensamos en mejorar las condiciones del tráfico, pero no se nos ocurrió un plan viable. En su lugar, decidimos recuperar el espacio público para los residentes y para ello decidimos deshacernos de los coches“.

Detuvieron los autos que cruzaban la ciudad y se deshicieron del estacionamiento en la calle, ya que la gente que buscaba un lugar para estacionar es la causa de la mayor congestión. Cerraron todos los aparcamientos de superficie en el centro de la ciudad y abrieron los subterráneos y otros en la periferia, con 1.686 plazas libres. Se eliminaron los semáforos en favor de las rotondas, se amplió la zona libre de coches desde el casco antiguo hasta la zona del siglo XVIII, y se utilizó la reducción del tráfico en las zonas exteriores para reducir el límite de velocidad a 30 km/h.

Los beneficios son numerosos. En las mismas calles donde 30 personas murieron en accidentes de tráfico entre 1996 y 2006, sólo tres murieron en los siguientes 10 años, y ninguna desde 2009. Las emisiones de CO2 han bajado un 70%, casi tres cuartas partes de lo que eran viajes en coche se realizan ahora a pie o en bicicleta y, mientras que otras ciudades de la región se están reduciendo, el centro de Pontevedra ha ganado 12.000 nuevos habitantes. Además, la suspensión de los permisos de construcción de grandes centros comerciales ha significado que las pequeñas empresas -que en otros lugares no han podido resistir la prolongada crisis económica de España- han conseguido mantenerse a flote.