Movimientos virales en las redes sociales y sus impactos

Limpieza

A menudo, las noticias con las palabras “desafío” revelan alguna cosa peligrosa que los adolescentes se atreven a hacer, todo por las vistas en línea. Y no sólo los adolescentes, sino también otros adultos.

Los movimientos virales en las redes sociales y sus repercusiones se han convertido en fuentes de noticias en todos los países del mundo. En particular, el fenómeno de los “retos” ha ganado cada vez más atención. La pregunta es: ¿qué significan realmente estos desafíos?

Hay algunos tipos de movimientos desafiantes que desafían a otros para crear un resultado positivo, ya sea para nuestro planeta, para las comunidades o para otro tipo de eventos solidarios. Y luego tenemos el otro extremo del espectro, en el que es bastante común ver vídeos virales de contenido erótico de algún reto de tetazas que en su mayor parte parece provenir de un sitio web porno.

Lo contenido en algunos de los videos más virales

Han sido objeto de contenido viral en Internet por comer cápsulas de detergente líquido para la ropa y esnifar preservativos.

Se han retado a engullir un galón de leche -sin vomitar-, a comer una cucharada de canela -sin vomitar- y a engullir dos litros de una bebida carbonatada -sin vomitar-. Se sabe que se han empapado de alcohol y se han prendido fuego a sí mismos y han arrojado agua hirviendo a compañeros desprevenidos.

Pero hay otro tipo de retos con impactos positivos

Hay el tipo de historias que hemos descrito anteriormente, y luego hay otras con un resultado positivo. Y la siguiente, no es una de esas historias.

Se trata del reto #trashtag, que anima a los adolescentes a hacer algo constructivo. La tendencia existe desde hace años: UCO Gear, una empresa de iluminación exterior de Seattle, empezó a utilizar el hashtag en 2015 para “animar a otros a recoger la basura cuando la vean en el camino.” Pero el usuario de Facebook Byron Román ayudó a que captara la atención generalizada en Internet -y lo dirigió a los adolescentes- al publicar el 5 de marzo una foto del antes y el después que mostraba una espectacular limpieza en una zona del bosque llena de basura.

“Aquí tenéis un nuevo #reto para todos los adolescentes aburridos”, escribió Román. “Toma una foto de un área que necesita algo de limpieza o mantenimiento, luego toma una foto después de haber hecho algo al respecto, y publícala”.

Lo reto #trashtag dos años después

Esto fue en realidad hace unos dos años.

La neoyorquina Elizabeth Sherr, de 24 años, vivía en Bilbao cuando se produjo la nueva pandemia de coronavirus el año pasado. Como muchos otros jóvenes de su edad, se descargó TikTok a los cuarenta años, curiosa por conocer un poco más esta red social de la que todo el mundo hablaba y que consiste en crear vídeos cortos para compartir.

Empezó a publicar en su perfil algunas grabaciones sobre temas variados que iban desde la recogida de basura hasta cómo era vivir en Europa como estudiante Erasmus de Estados Unidos. Pronto tuvo más de 20.000 seguidores, pero no fue hasta hace unos meses que su perfil empezó a crecer hasta superar los 126.000, llamando la atención del Parlamento Europeo.

Este es el tipo de vídeos virales que están dispuestos a llamar la atención en todo el mundo y no otro tipo de vídeos en los que no hay mucha acción o significado detrás. O que sólo tienen un contenido erótico.

Hay muchos movimientos que pueden evolucionar a partir de este tipo de vídeos virales y hashtags. El clima ha sido uno de los beneficios de este tipo de movimientos.

Este tipo de comunidad de limpieza en línea ha sido muy popular entre ellos, incluso cuando hubo una historia conmovedora que sucedió. Podría haber empezado con una sola publicación en Facebook para dar a conocer este movimiento. A partir de ahí, otros adolescentes responderían y compartirían en sus páginas fotos de sus propias limpiezas en su zona.

Otro movimiento fue una fundación en la que la gente ayudara a otros a retirar la basura de los senderos, o uniéndose a algún tipo de club con el propósito de realizar limpiezas en los senderos.